Internet

Muerte de un ¿desconocido?

Hoy se cumple un año de la muerte de un desconocido en un trágico accidente de tráfico. Solo que no era un desconocido, era un desconocido, un conocido de Internet, con quien había hablado —escrito— puntualmente a lo largo de varios años. No sé cómo era físicamente, nunca escuché su voz, no supe su nombre real hasta que vi la noticia de su fallecimiento. Únicamente conocía aspectos parciales de su vida: parte de sus aficiones, parte de sus opiniones sobre los temas que iban surgiendo, parte de lo que él quiso compartir conmigo y con otros públicamente a través de Internet.

Desapareció así, de sopetón, dejando su vida a medias.

Joder… Todavía está su nick en el IRC…
EmuAGR en Despedida a Lugaid^Away de Game is War

Es tremendo: su alias en la lista de usuarios conectados hasta que algún familiar apague su ordenador, o algún amigo lo desconecte del canal, y ya nunca más volverá a aparecer. La muerte digital sucede por bataches. Es curiosa la disociación de la vida que sucede en el mundo digital: puedes estar aparentemente vivo en varios servicios (aunque aparezcas como ausente —o ^Away—) pero muerto en la vida real.

Conocer la muerte de Lugaid^Away me afectó, incluso más de lo que pensaba. Probablemente por lo inesperado y por el estado de tristeza generalizado de mi red social internetera, que le conocía mejor que yo. Me dejó pensando en mil y si…: y si hubiera sido yo, y si hubiera sido algún amigo cercano, y si hubiera sido un familiar, y si aquella profesora del colegio a la que tanto aprecio ya no sigue viva… Esos pensamientos te dejan exhausto. No es la primera persona que conozco que muere, pero no he pasado por esa experiencia demasiadas veces, aún no tengo callo en esto de la muerte.

Hay otra persona conocida de Internet que murió hace unos años, aunque esta vez debido a una enfermedad. Zhong era un forero de AU que nos ganó a todos en un hilo sobre nuestras heridas de guerra (cicatrices). Ahí vimos sus moratones y vestigios de su enfermedad y la quimio. Hablaba con naturalidad de su leucemia y de lo que pasaba con su tratamiento, era un tema más —pero no el único— de los que quería compartir con nosotros.

Un día abrió un hilo en el que nos contó que la quimio no era suficiente, que había recaído y que necesitaba un trasplante de médula. Allí nos contó el procedimiento para hacerse donante y, siempre con una serenidad que se me ha quedado grabada a fuego, dijo:

Gracias a todos los que decidan moverse, espero que este post pueda salvar una vida, aunque no sea la mía.
Zhong en Donación de médula: un asunto de vida o muerte

Aunque no sea la mía. Desde entonces varios foreros nos preocupábamos cada vez que pasaba varios días sin conectarse al foro. Varios meses después dejó de aparecer, algunos foreros fueron atando hilos y, aunque nunca tuvimos la certeza, todo apuntaba a que Zhong era Eduardo Domezáin, el que junto a su madre y amigos logró multiplicar las donaciones de médula en Navarra. Por cierto, la asociación DOMENA (asociación Eduardo Domezáin de Donantes de Médula de Navarra) sigue en activo.

Reconozco que desde entonces guardo un sentimiento de culpabilidad porque, aunque me informé, no llegué a hacerme donante de médula.

Estos son los casos de muerte de desconocidos que conozco y de los que tengo certezas. Conozco otros casos de personas —o mejor dicho, avatares— que desaparecieron de un día para otro. Pero no se puede ser tremendista y pensar que si un determinado seudónimo no escribe en Internet la persona tras él ha dejado de respirar. No se puede ser hipocondríaco.

Como antes mencioné, en Internet uno se muere poco a poco, y exceptuando los servicios que tienen protocolos previstos para la muerte digital, los restos de tu vida se quedan en Internet y van cayendo en el olvido lentamente, cual web de GeoCities en las páginas de resultados de un buscador.

En el fondo no es tan diferente del mundo físico: mueres definitivamente cuando nadie se acuerda de ti.

Pero yo me acuerdo de ellos.

Avatar de Lugaid^Away

Lugaid^Away

Avatar de Zhong

Zhong

Estándar

4 comentarios en “Muerte de un ¿desconocido?

  1. Realmente es increíble cómo gente con la que no has contactado por ningún medio físico, sólo digital, puede llegar a calarte.

    Yo también les reservo un pequeño rincón entre mis recuerdos.

    Muy buena entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *